Libre de amargor.

Solo te bastó, disparar al sarcasmo -puro y duro- la última gota dentro del vaso. Usaste la boca, como cerbatana. directo a la diana, causando el estrago -por ti personalizado- y lanzaste impregnada del sabor más amargo la robusta liana, y la hirió y la envolvió y la volteó al vacío más lejano que ella tenía ya , enmendado. Pero ahora lleva el pecho acorazado con un escudo bástamente soldado y el corazón sin resquicio de apertura cicatrizado. … Camina levitando sobre nebulosas que la reclaman (de cuando en cuando). Sabe que son instantes de su vida nublada, que ciegan … Continúa leyendo Libre de amargor.

Añoranza Táctil.

Cuando… la sensibilidad se desborda, en cada poro de mi piel, necesita friccionase0 por cada espacio de tu ser. Anhela rezumar briznas de sudor, gota a gota fusionar, como si fuera rocío del amanecer, chispear notas de felicidad deleitándose en el placer. Cuando… de las yemas de mis dedos fluye calor abrasador suplican acariciar, deseosas de posar é implantar su furor. Es el fuego el que domina a un ego repleto de amor. Un brote de expansión rebosa la razón, mi excitabilidad necesita: esparcirse, renovarse, vaciarse. Regresar a un fondo, y volver a posarse. Sensibilidad embravecída, abrazos necesitados, fluyendo, vibrando, … Continúa leyendo Añoranza Táctil.

DANZA del ÁNIMA

como un espectro sin gravedad sin centro. Me arrojo al espacio sin misura de lugar ni de tiempos. Desde el universo me recreo, contemplo la tierra y a mi cuerpo inerte yaciendo. Se me antoja fugazmente desplazar mi sombra, guiño a los luceros, estaticamente destello. Abrazo al espacio a mi silueta a mi sombra, a las sombras de otras sombras, LO INFINITO ABARCO. Percibo las almas arremolinadas danzando en plagas traspasan mi NADA desintegrada, esparcirme puedo en polvo de universo. Abrazo al silencio, a los quejidos y lamentos, de sufridores de los tiempos, de allá en la tierra, PLANETA DE … Continúa leyendo DANZA del ÁNIMA

Bífido encuentro.

trocada… por la fijación de tu mirada, remueves de nuevo en mi la oración de mis plegarias. Me miras… me incitas al deshielo, te miro y quebrarlo quiero. Choques de miradas, estáticas, que no impiden la avanzada, sin fuerzas me acaparas. Creada la tensión… la serpiente me inmovilizó, punzándome con su veneno, sobresaltada está mi pasión. Serpenteas hacia mí, hipnotizada voy hacia ti. La suerte está echada seré asediada, apresado todo mi ser, hasta que cambie el color de tu tez. Enrédate en mis tobillos, de rodillas postraré, deslízate sutilmente sobre mis nalgas, Cauterizada pereceré. Arrastra tu cuerpo resbaladizo y … Continúa leyendo Bífido encuentro.

Desplumaje perfecto.

Revolteada. Por el torbelino de un viento, desorientada. Sirocado su cuerpo, desubicada, de su aposento. Nuevas alambradas… perturban su instinto, desairada, tiembla, frenada. Arduamente lucha… ensimismada, tenaz, la gaviota atrevida enojada. Virando en el espacio, desmoronada rasea los bajos, sorteando… a la tormenta que se le acerca, ella… mantiene su alerta. Delira con lamentos chirriando contra viento, graznando insegura, se enfrenta sin vértigo. Encolerizada firme y cauta, picoteando las causas, sorteando de nuevo… las pautas de sus deseos. Ella… no está herida solo es precavida de otros carroñeros impidiendo que picoteen su impoluto plumaje enturbiandola en más desconciertos. Impulsará las … Continúa leyendo Desplumaje perfecto.

Salvaje con alma.

Requiere tiempo, rastrea en silencio… con el alma distorsionada, la vida casi trabada. Toca recogimiento. abandona el rumbo sin aliento. La imaginación perdida, la bestia, interiormente herida, en su más profundo renacimiento. Valiente, sigilosa, activa, acostumbrada al acecho a clavar las garras sin ningún despecho. Ahora da tumbos confundida, trastornada, con idas y venidas endiablada, encelada, los instintos saturados con escaso espacio para tramar sus salvajadas. La acción de la caza, la elección de la presa se le muestra, evaporandose quedando en segundo plano la ejecución sin fuerzas. Cambió su furia las formas de rastrear las carnes de la lujuria … Continúa leyendo Salvaje con alma.

Agua y Fuego.

enamorada de su isla del mar.. del marinero. Él siempre entre sus aguas. ella enredada en su fuego. Perdida la mirada en el horizonte entre azules,verdes,y bronces donde los barcos zafan, sin dejar rastros de su hombre. En las brisas como si fuera su aliento, percibe sus sonrisas, y en el cuerpo desnudo al viento, sus caricias. Su voz grave y el acento como si fuera su eco, amurallado perdura en su centro. Sentada en la arena… día trás día, en su lejanía, de un soleado invierno, espera… reteniendo las áscuas de su furor interno. Él , aguarda a su … Continúa leyendo Agua y Fuego.